Actividades para que los niños se diviertan en casa cuando están enfermos

Como papás sabemos que los niños van a enfermar de vez en cuando. En la mayoría de los casos sabemos cómo preparar en casa un pequeño kit médico para bajarles la fiebre, calmarles la tos y hasta el dolor de garganta, pero casi siempre olvidamos cómo entretenerlos en casa mientras pasan la gripe, el odioso virus o ese malestar que les mantiene lejos de la guardería, el aire libre o los compañeros de juegos.
Para entretener, enseñar o divertir a nuestros hijos, estamos acostumbrados a llevar a los más pequeños al parque, juntarnos con otros niños o realizar actividades en familia fuera de casa... Pero, ¿qué hacer cuando se ponen malos? No solo tenemos que cargar con la enfermedad, sino que también con su aburrimiento, pero todo esto puede cambiar.

Apunta estos tips, te ayudarán a sobrellevar el malestar de los más pequeños mientras se quedan en casa. Hagamos que su enfermedad sea lo más llevadera posible. 

No a las actividades físicas

Es preferible que dejen las actividades físicas, como correr, saltar o esconderse, para otro día. Agitar su ritmo cardíaco y respiración hará que se sienta peor en poco tiempo, y esa no es la idea. Es verdad que es difícil que los más pequeños no anden corriendo y dando saltos por todos los lugares, pero cuando están malos lo mejor es ayudarles a descansar. Esto no quiere decir que el estar malo haga que se tenga que aburrir, al revés, es una oportunidad de hacer otras actividades y otros juegos que no hacen con tanta frecuencia.

Para calmar su sed de investigar o de moverse por toda la casa, podemos jugar con él con juegos que implican poca actividad física como el 'veo o veo' o 'Simon dice', repasa también estos juegos para divertise en casa. También es buena idea, leer algún libro de forma conjunta o comprar unos libros de colorear . 

Televisión

Vale, es cierto que a los niños hay que restringirles la televisión durante la semana, pero si están enfermos, no está mal que los dejes algún momento con su programa favorito mientras descansa.

Si te preocupa que solo vea dibujos animados, puedes descargar programas educativos en el PC y que, por cada episodio de dibujos, vea un programa informativo.

La televisión nos aporta multitud de posibilidades, sobre todo, cuando tenemos a los pequeños de la casa enfermo y no podemos ir al parque o salir con la bici. Todo en su justa medida es bueno y las películas y programas infantiles también sirven para enseñar a nuestros hijos además de divertirles.

Manualidades

No importa cuánta tele le permitas ver, finalmente va a aburrirse y buscará otras actividades que hacer. Una buena idea es tener una mesa con papel reciclado con el que pueda pintar o hacer origami. Las manualidades permitirán a los pequeños de la casa desarrollar su creatividad y podrán disfrutar de un tiempo divertido y educativo que les ayudará a pasar su enfermedad de una manera más amena. Podemos hacer muchas manualidades, dibujar, papiroflexia, manualidades con arcilla o plastilina e incluso aprovechar para hacer manualidades que nos sirvan para decorar su habitación.

Juegos de mesa

Si no tienes un rompecabezas sencillo, puedes jugar con él lo clásico como entretenimiento, el ahorcado, Scrabble o Pictionary. Estos juegos aportan mucha imaginación a los niños y además de divertirle nos ayudan a pasar un tiempo en familia en el que podamos divertirnos todos juntos.

Juegos de mesa que incluso podemos inventarnos para pasarlo genial. Una simple baraja de cartas nos permitirá tener muchas opciones para disfrutar de una tarde de juegos en casa.

Libros

Esta alternativa es muy útil porque te da dos opciones: si no sabe leer, le lees un cuento; y si puede leer, le prestas uno y le pides que haga un dibujo final.

Es una forma de estimular su imaginación y de hacerles pasar una tarde amena. Existen múltiples opciones a la hora de elegir el mejor libro para tu hijo. Podemos elegir un libro didáctico, una novela o incluso un cuento que le permita meterse en el papel de sus protagonistas y vivirlo al máximo.

Es una gran oportunidad para que nuestros hijos lean, esto no solo les divertirá y les mantendrá entretenidos, si no que también les ayudará a liberar su imaginación y sobre todo a aprender. Leer es la mejor manera de aprender. Incluso leer libros sencillos en inglés son la oportunidad perfecta para que puedan aprender un nuevo idioma.

Practicar idiomas 

Si tu pequeño no está muy cansado o empieza a recuperarse es el momento de practicar con él idiomas. Podemos aprovechar la tecnología y 'jugar con apps' en otros idiomas, darle una lista de palabras sencillas en inglés y que el dibuje debajo qué es cada cosa, avanzar con su temario y actividades de lingokids, cantar sus canciones favoritas en inglés, repasar las partes del cuerpo o cómo se dicen sus alimentos favoritos en inglés u otros idiomas...

¿Ves que no es tan difícil? No te angusties, con estas actividades tu hijo no lo pasara tan mal mientras se cura en casa. Está claro que no podemos evitar que nuestros hijos se pongan malos de vez en cuando, sobre todo cuando el tiempo no acompaña, pero si podemos hacer que el tiempo de recuperación para él sea un tiempo divertido en el que podamos disfrutar y aprender cosas en familia. A partir de ahora los resfriados serán menos tristes para ellos, aprenderán que estar malos no siempre es aburrido.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis