Si no puede salir al parque, hay que jugar en casa... ¡pero es igual de divertido!

Juegos en casa para niños, una muy buena forma de pasar el tiempo

¡El tiempo no acompaña y tenemos que quedarnos en casa! O tal vez nuestro pequeño está un poco enfermo. Sea por la lluvia, un constipado o cualquier otra razón, de vez en cuando pasa: nuestro hijo no puede salir a la calle, como le gustaría, y tiene que quedarse en casa.

Pero no poder ir al parque no tiene por qué ser sinónimo de aburrimiento. Ahí es donde entran los juegos en casa para niños. Ya sea inventándonos nuestras propias normas o recurriendo a juegos de mesa u otros entretenimientos, pasar un rato en casa también puede ser enormemente divertido para los más pequeños. En la mayor parte de los casos, todo consiste en echarle imaginación.

Lo mejor de quedarse en casa es que puede ser una excelente oportunidad para pasar un rato en familia. Divertirse y reír juntos, estrechar lazos… todo ello es imprescindible, al menos de vez en cuando, y una tarde lluviosa puede ser el momento perfecto. Además, descubrirás que muchas veces tú te acabas divirtiendo incluso más que él con todos los juegos que ideéis.

Otra ventaja de los juegos en casa para niños es que son una buena oportunidad para introducir contenidos didácticos. En la calle, en el parque, saltan, corren, brincan… y eso está muy bien, por supuesto, pero en casa podemos aprovechar para proponerles algún juego educativo que no solo los divierta, sino que además contribuya a su desarrollo. Divertirlos y educarlos, todo al mismo tiempo. Suena bien, ¿verdad?

¡Llegó la hora de divertirse! Estos son los mejores juegos en casa para niños

Stop!

Un juego clásico, muy divertido tanto para niños como para adultos. No solo os lo pasaréis en grande, sino que, de paso, todos entrenaréis vuestra memoria y vuestra rapidez mental. De hecho, será el más rápido que el gane…

Jugar es muy sencillo. Cada jugador necesita papel y bolígrafo o lápiz. Dibujad varias columnas y en cada una de ellas escribid una categoría: animal, ciudad, color… lo que prefiráis. Después, escoged una letra y, ¡comienza el tiempo! El primero que consiga rellenar todas las columnas con palabras que comiencen por esa letra, gana la ronda y grita: stop!

Juegos de mímica

Lo habitual es hacerlo con películas (y así será más sencillo para los niños), pero también podéis elegir animales o cualquier otra cosa. Dividíos en dos equipos y representad, utilizando solo vuestros cuerpos y sonidos, los conceptos que vayáis escogiendo. El otro equipo deberá adivinar lo que está viendo, por supuesto. ¡Risas aseguradas! Y, además, una excelente forma de ejercitar la imaginación y la creatividad de los más pequeños.

Tabú

Tiene relación con los juegos de mímica, pero con una diferencia: aquí sí que se puede hablar, ¡aunque con cuidado! En cada turno, un jugador deberá explicarles a los demás un concepto, pero sin recurrir a una serie de palabras prohibidas (palabras tabú) que previamente habremos definido. Por ejemplo, habrá que intentar explicar lo que es un avión sin decir aeropuerto, aire, volar… todo un reto para exprimirse en el cerebro mientras os divertís en familia.

¿Quién soy?

Otro clásico realmente entretenido y que seguro que conoces. Escribimos en unos post-its los nombres de varios personajes famosos y que los niños puedan reconocer fácilmente (puede ser buena idea recurrir a personajes de cuentos, películas infantiles, etc.) y nos los pegamos en la frente, de tal forma que podamos ver los personajes de los demás, pero no el nuestro. A partir de ahí, hacemos preguntas que se respondan con “sí” o “no” hasta que consigamos adivinarlo.

Palabras encadenadas

Otro juego en casa para niños perfecto para poner a prueba nuestra memoria y creatividad. Y además realmente sencillo: deberéis ir diciendo palabras, pero cada una tendrá que empezar por la misma sílaba por la que terminó la anterior. Por ejemplo: jugador, dormir, mirón… y así hasta que alguien se quede en blanco. Lo principal en este juego es ser rápido, por supuesto. ¿Te atreves?

Memorizar palabras

¡Aquí la cosa se empieza a poner complicada! Cada jugador dice una palabra, y los siguientes deberán recordar y decir todas las anteriores. Podéis decir palabras que empiecen por la misma letra, o relacionadas con la misma temática, como prefiráis. Y los que se olviden de alguna de las palabras de la cadena, pierden.

¿Qué te parecen estos juegos en casa para niños? Divertidos, ¿verdad? Y además, como te decíamos, con un componente educativo que los hace aún más completos. No solo os lo pasaréis en grande durante las tardes lluviosas, sino que además, estarás contribuyendo al desarrollo de las habilidades de tu pequeño.

Ahora es tu turno. ¿Cuál es tu juego favorito para jugar en casa con tus hijos?

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis