Viajar en coche con niños... ¡que no cunda el pánico!

Cuando hay que hacer un viaje de media o larga distancia, y hay niños pequeños de por medio, no es de extrañar que a las mamás y a los papás le salten todas las alarmas. Si este tipo de viajes ya suelen ser un trastorno para los más mayores, no es de extrañar que los más pequeños de la casa los toleren muy poco.

Sin embargo, con un poco de paciencia, un poco de organización y siguiendo algunas pautas muy sencillas de llevar a cabo, todo este proceso puede ser mucho menos farragoso y mucho menos traumático de lo que nos podemos imaginar.

5 sencillos consejos para hacer viajes con los más pequeños de la casa

Antes de nada, hay que decir que la paciencia va a ser un requisito fundamental. A pesar de tener encima de la mesa algunos consejos que se han demostrado que funcionan, su aplicación no siempre va a funcionar a la primera. Y es que, como es de suponer, las niñas y los niños de corta edad pueden llegar a ser muy imprevisibles.

Haz que suene su música favorita

Como suele decirse, la música amansa a las fieras. Y si bien es cierto que los más pequeños de la casa no tienen por qué ser fieras, no es menos cierto que en un entorno tan hostil como este, pueden llegar a sacar lo peor de ellos mismos.

En consecuencia, proponemos que durante gran parte del viaje hagas que suenen sus canciones favoritas. Cierto es que muchas de estas canciones serán ritmos y letras infantiles. Sin embargo, de lo que se trata es de que ellos estén a gusto y el viaje sea mucho más llevadero.

A los adultos, como tales, se les supone una mayor capacidad para soportar estas melodías. Además, todo será mucho más sencillo cuando veamos que los niños responden positivamente.

También puedes recurrir a la tecnología

Hay que decir que para muchas familias esta no es la solución ideal. Sin embargo, es cierto que a día de hoy el hecho de incorporar la tecnología al viaje puede ser de gran solución.

Para ello, nos podemos plantear incluir pequeños dispositivos en los que se puedan reproducir películas o series favoritas. Teléfonos móviles, tabletas o pequeños dispositivos de vídeo que se incorporan en el asiento de los coches, pueden ser una buena solución.

Si se escoge adecuadamente el contenido audiovisual que van a visionar, puede ser que el viaje sea muy plácido. Los niños y las niñas estarán totalmente entretenidos y los adultos podrán disfrutar del paisaje o de una buena conversación.

Parar cada 1 hora y media

El descanso es clave. De esto no hay dudas. Y es clave no solamente para los adultos sino también para los niños. Por ello, te proponemos que no pases más de hora y media al volante con los más pequeños de la casa en la parte de atrás.

Cuando ya hayas cubierto ese periodo de tiempo no hay que pensárselo dos veces. Hay que parar en algún estacionamiento de carretera. Habrá que estirar las piernas, ir al baño, charlar distendidamente, dar un paseo o simplemente tomar alguna bebida o algo de comer.

Serán unos minutos que no van a comprometer de ninguna de las maneras el viaje y van a servir para que ellos se relajen y puedan afrontar lo que queda de viaje, hasta la siguiente parada, de una manera un poco más animada. 

Su comodidad es clave para el viaje

No hay dudas, que la comodidad es clave para que un viaje se produzca de una manera satisfactoria. Por todo ello, antes de comenzar el mismo, es conveniente repasar todos los elementos del habitáculo de los más pequeños.

Tanto si todavía van en una silla especial como si no es así, las sillas, los cinturones de seguridad y los posibles alzadores que puedan llevar, tienen que estar adaptados a sus necesidades.

No hay nada peor que un niño que está incómodo. De hecho, está falta de comodidad puede terminar en un comportamiento que no va a ser para nada bueno para el normal funcionamiento del viaje. Y lo mejor de todo es que la revisión de estos elementos no nos llevará más de 5 minutos. 

¿Por qué no hacer que se duerman?

Sin lugar a dudas, el sueño es uno de los aspectos claves para disfrutar del viaje. Se podría decir sin temor a equivocarse que no hay nada mejor que niños y niñas se duerman durante la gran mayoría del trayecto para tener un viaje tranquilo.

El problema es que esto no siempre es sencillo. Por eso siempre vamos a recomendar que se eviten las siestas, así como las largas horas de sueño nocturnos. Aunque pueda sonar un poco extraño, de lo que se trata es que se suban al coche con algo de déficit en su descanso. De esta manera, el ritmo monótono y constante del coche, y una correcta climatización tanto en verano como en invierno, hará que en pocos minutos caigan en los brazos de Morfeo.

De esta manera, el momento en el que abran los ojos, se habrá recorrido una gran parte del camino o, en el mejor de los casos, ya se habrá llegado al destino. Y todo ello con unos padres tranquilos y satisfechos por haber podido disfrutar del trayecto.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis