¿Quién dijo que a los niños no les gusta el teatro?

Practicarlo o verlo: en ambos casos, el teatro para niños es muy recomendable

El teatro es una actividad ideal para los niños, tanto si se trata de verlo como de practicarlo. Vivir y hacer teatro implica fantasía, creatividad, diversión, risas, compañerismo, ponerse en la piel de otro y pasar un rato viviendo dentro de una historia… ¿Cómo podría haber algo más apropiado para un niño?

Lo cierto es que los niños suelen descubrir el teatro por sí mismos. ¿Suena sorprendente? No debería. Si lo pensamos bien, ¿qué es el teatro, en definitiva, sino una especie de juego? Y nada les gusta más a los niños que los juegos.

El teatro para niños, al igual que el destinado a los adultos, implica aceptar unas normas y seguirlas, fingir un comportamiento, hacer algo que normalmente, en otras circunstancias, no haríamos. En definitiva, todo lo que caracteriza a los juegos.

Aunque depende mucho de cada niño, se suele considerar que la edad ideal para iniciarlos en el teatro está en torno a los 6 y 7 años. A esa edad los niños ya pueden comprender perfectamente una obra de teatro, tanto si la ven como si participan en ella. Y lo que es más importante, pueden disfrutarla.

El teatro para niños, una de las mejores actividades extraescolares

Casi todos los niños tienen su agenda repleta de actividades extraescolares (inglés, natación, clases de refuerzo, etc.) pero el teatro suele destacar entre todas ellas. No en vano, sigue siendo una de las actividades escogidas con mayor frecuencia.

Lógicamente, que un niño comience a hacer teatro no significa que vaya a convertirse en una gran estrella. Pero eso no debería importarles a los padres, ya que, desde luego, a los niños les da igual: para ellos, hacer teatro es como participar en un maravilloso juego.

A través del teatro para niños, aprenden a imaginar, a crear historias y a trabajar en equipo. El teatro, por lo tanto, debe ser visto como una actividad educativa más, y una de gran importancia. Concretamente, les aporta los siguientes beneficios:

- Desarrolla la dicción y la expresión verbal. Los niños aprenden a expresarse mejor y con mayor claridad. Descubren nuevo vocabulario y potencian su memoria.

- Desarrolla la expresión corporal. Descubren cómo utilizar su cuerpo para expresar sus emociones, nuevas ideas, etc.

- Mejora las capacidades de trabajo en equipo. No hay obra de teatro de una sola persona: los niños deberán trabajar junto a sus compañeros, perseguir objetivos comunes y respetar las normas.

- Fomenta la seguridad y la autoestima. El éxito sobre un escenario, aunque sea el colegio, ayuda a los niños a perder la vergüenza, a soltarse y expresase con mayor facilidad. ¡Fuera complejos!

- Ayuda a adquirir conocimientos variados. A través del teatro, los niños aprenden literatura, historia, conocimientos sobre otras culturas…

- Fomenta el hábito de la lectura. Lógicamente, antes de interpretar hay que leer. Con el teatro para niños comenzarán a aproximarse a este hábito tan beneficioso.

- Inculca valores. La mayor parte de las obras de teatro tienen algún tipo de moraleja o pretenden transmitir ciertos valores, cierta forma de ver la vida. Al entrar en contacto con esas nuevas ideas, los niños reflexionarán y descubrirán nuevas formas de pensar.

Ir al teatro con niños, éxito asegurado

Pero no solo se trata de tener un pequeño actor en casa. El teatro infantil, es decir, las obras de teatro representadas para niños, es también una forma excelente de mantenerles en contacto con este mundo, y una actividad con la que los padres siempre acertarán.

Como entretenimiento, el teatro para niños es muy recomendable. Para los más pequeños de la casa resultará tan estimulante y divertido como una película, con la ventaja añadida de que no estarán pegados a una pantalla y sí haciendo un plan diferente.

En las obras de teatro para niños, los actores normalmente interactúan con el público y saben exactamente lo que tienen que hacer para provocar risas. Descubrirás que los niños pueden llegar a divertirse incluso más que con sus películas o series preferidas.

El teatro enseña valores, como ya hemos mencionado, pero lo bueno de este tipo de obras es que son muy variadas. No todo en la vida son enseñanzas sesudas, y si simplemente os apetece una tarde de diversión, encontraréis múltiples alternativas.

El teatro para niños es, en definitiva, una actividad muy recomendable. Tanto practicándolo como simplemente viéndolo, los niños descubrirán todo un mundo de diversión, entretenimiento y nuevos conocimientos. Y los adultos con ellos, por supuesto, ya que normalmente se suelen divertir tanto como los más pequeños.

Puede que no sea una actividad para hacer todas las semanas, por el precio, por la oferta disponible en tu ciudad… pero siempre que puedas y a tus hijos les apetezca, está claro que con el teatro infantil acertarás seguro.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis