Emociones y sentimientos en la infancia

Aunque se usan frecuentemente como sinónimos, las emociones y los sentimientos no son exactamente lo mismo. Las emociones son estados fisiológicos que provienen del subconsciente, y es posible tener una emoción sin sentir un sentimiento. Por el contrario, los sentimientos son subjetivos. Éstos son el producto de los pensamientos conscientes y están atados a las emociones, lo que significa que una persona no puede sentir un sentimiento sin tener una emoción. A pesar de que estos conceptos sean algo complejos, es importante conocerlos un poco más antes de conversar sobre emociones con los niños.

Las emociones juegan un rol importante en el desarrollo de las habilidades sociales y emocionales. También, éstas tienen una gran influencia en su salud mental, la confianza en sí mismos y su autoestima. Existen muchos factores externos que pueden influenciar las emociones de los niños: sus cuidadores, sus padres, los familiares cercanos, las niñeras, e incluso el personal educativo. Estas relaciones ayudan a los niños a moldear sus personalidades.

Los niños de apenas tres años de edad comienzan a mostrar mejor sus sentimientos y emociones. Éste es el momento perfecto para comenzar a prestar atención más de cerca y ayudarles a identificar qué es lo que sienten y cómo pueden actuar frente a esas emociones y sentimientos.

¿Cuál es la importancia de conocer nuestras emociones?

Comprender sus propios sentimientos y emociones es algo esencial para la vida de los niños. Aquellos peques que aprenden a identificar sus emociones son más capaces de lidiar con sus propios sentimientos. Ëste es el comienzo del desarrollo de la competencia emocional. Esto significa que un niño será más propenso a explicar apropiadamente sus sentimientos sin sacarlos de contexto y sin reaccionar exageradamente.

Además, es más factible que un niño que desarrolle competencia emocional sea empático. La empatía es la habilidad de entender e identificar los sentimientos que otra persona puede estar sintiendo y experimentando, y de relacionarse con ellos como si fuesen propios. Un niño que tiene empatía también tendrá mejores relaciones sociales y emocionales a lo largo de su vida.

Lo que es más importante, los niños que no saben cómo lidiar con sus emociones podrían tener problemas graves de comportamiento en el futuro, y también están más propensos a sufrir de ansiedad y depresión.

Tips para aprender a identificar, expresar y manejar las emociones

Aprender a identificar y expresar las emociones no es una tarea del todo sencilla. Requiere de mucha dedicación por parte de los padres y del personal educativo de los niños, sin embargo, los resultados merecen totalmente la pena. Para ayudar a tu peque a comprender y manejar sus emociones, sigue estos simples consejos:

- Anima a tu peque a hablar abiertamente sobre sus emociones y sentimientos. Puedes empezar por comentar cómo te sientes en determinadas ocasiones y las reacciones que usualmente tienes respecto esos sentimientos. De esta manera tu peque podrá comenzar a hacer la conexiones apropiadas sobre las situaciones que estás describiendo y las emociones que se relacionan a ellas, y también ayudará a que tu peque vea como normales las emociones que experimenta.

- Asegúrate de buscar formas efectivas para manejar las emociones y sentimientos. Puede ser a través del ejercicio, durante el cual se liberan sustancias químicas que hacen que la persona se sienta mejor, o también practicando la amabilidad, que siempre resulta gratificante. También ten en mente que hacer manualidades o jugar juegos puede ayudar, pero no siempre son actividades que un peque quiera realizar cuando se sienta indispuesto emocionalmente. Sin embargo, es buena idea redirigir eventualmente a tu peque a este tipo de actividades para que conviertan esos sentimientos en algo productivo.

- Sé un buen modelo a seguir. Generalmente, los niños tienden a aprender más a través de acciones que de lecciones, por esto es importante ser un buen ejemplo para ellos en lugar de solamente dar consejos de cómo lidiar con sus emociones. Igualmente, asegúrate de siempre mostrar cariño y apoyo a tu peque. Los niños aprecian más cuando los padres están allí para ellos sin juzgarles y, en el futuro, es más posible que los peques confíen en contar lo que les pasa si sus padres son menos críticos.

- Date un tiempo para comprender la razón detrás de un comportamiento específico. Si tu peque muestra signos de angustia, entonces seguramente habrá una razón para ello. Es buena idea escuchar lo que los peques quieren decir para poder encontrar una mejor solución a sus problemas. No dudes en ir hasta el fondo del asunto, pero siempre ten en cuenta que debes respetar su privacidad y su deseo de no hablar si no se siente a gusto.

- Enseña a tu peque a expresar sus emociones en una manera saludable, como preparando el plato preferido para un ser querido, o haciendo una hermosa manualidad para celebrar el cumpleaños de algún amigo o amiga.

- Anima a tu peque a leer historias y libros para niños sobre emociones. Los niños adoran los libros, y algunas veces éstos pueden ser la manera perfecta de introducir conceptos más complejos que necesitan conocer.

- Utiliza los nombres adecuados para definir los sentimientos, de esta manera podrán identificarlos correctamente. Si un niño conoce el nombre de lo que está sintiendo, entonces le será más sencillo comunicar cómo se siente.