Cuida su piel, cremas solares para niños

Los días soleados son un gran aliado para el disfrute de los días de vacaciones de niños y adultos. La felicidad toma forma de agua, toallas y sombrillas, una escenografía propia de los maravillosos días largos de verano en la que el protagonista es el sol. Pero, además de los beneficios que tiene para el organismo la luz solar, también posee una serie de peligros y riesgos especialmente para los más pequeños. ¿Cómo podemos proteger a los niños de los efectos adversos de la luz solar intensa?

Si se expone la piel al sol en exceso o sin la protección adecuada puede causar daños en la piel infantil, y en algunos casos irreparables. Por eso es relevante en las jornadas estivales controlar el tiempo que los niños se exponen a los agentes peligrosos del sol, como las radiaciones solares, que con el paso del tiempo se han vuelto más peligrosas debido, entre otras causas, al agujero de la capa de ozono y a la disminución de su grosor.

Elegir una crema solar adecuada es muy importante, de la misma forma que lo es tener en cuenta una serie de recomendaciones que padres y madres deben llevar a cabo durante un día en la playa o la piscina. Entre otros aspectos, es desaconsejable exponer al sol a los bebés menores de seis meses, ya que su piel es muy sensible y todavía no ha desarrollado con plenitud su capacidad de segregar el pigmento que protege la piel: la melanina.

Además, con seis meses los bebés se queman y se deshidratan con mayor facilidad, y no es conveniente aplicarles crema solar porque podrían tener una reacción alérgica. Lo adecuado es mantenerlos a la sombra, donde la radiación solar es de un 30%, además de aplicarles cremas solares con filtro físico y no químico, que es el que usan la mayoría de productos cosméticos.

A partir del sexto mes se pueden exponer al sol pero por poco tiempo. Y sin olvidar evitar las horas centrales del día, cuando inciden de forma más directa los rayos UVA. ¿Y la crema? Los productos específicos para niños llevan filtros físicos minerales que les protegen frente a los rayos UVA, IVB e infrarrojos, y son resistentes al agua, a los roces, al cloro y a la transpiración.

Los filtros solares son los ingredientes que hacen que una crema se convierta en protector solar. Unas sustancias cuya propiedad es la de defender la piel de los efectos perjudiciales del sol, es decir, un escudo. Así, según sean dichas sustancias químicas o minerales, se obtienen los filtros químicos o físicos. ¿Cuál es la diferencia? Los físicos actúan a modo de pantalla reflejando la luz, mientras que los químicos captan la energía solar y la transforman convirtiéndola en inocua para la piel.

El factor de protección: 25 para niños de piel morena y superior a 30 para alevines rubios. Aunque para evitar riesgos, es aconsejable utilizar pantalla total o factores por encima de 50. Los tiempos de aplicación también es clave para su correcto uso, ya que debe ser aplicada media hora antes de la exposición al sol y repetir una aplicación cada dos horas. No se debe olvidar que hay que usar gorro, camiseta e insistir en las zonas sensibles como cuero cabelludo, pómulos, orejas, hombros, brazos o plantas de los pies.

Cómo elegir la mejor crema solar infantil

En crema, spray, geles, barras, lociones, leches o aceites. El mercado tiene una multitud de ofertas para las cremas solares que pueden usar los más pequeños. Pero, ¿cuál es la más adecuada para los niños? Cuando acudimos al hipermercado para adquirir el fotoprotector nos encontramos con una estantería con multitud de productos y puede resultar complicado tomar una decisión. Por eso te resumimos las cualidades que debes tener en cuenta a la hora de elegir la mejor crema solar infantil:

Elegir un fotoprotector infantil, debido a que son más sensibles

Escoger fotoprotectores con filtros físicos, porque son más adecuados para los niños pequeños

Aplicar cremas a partir de los seis meses

Usar un fotoprotector de amplio espectro, para que proteja de todo tipo de rayos, tanto UVA como UVB

Seleccionar un factor alto de protección, en torno a 30

Lo mejor es uno de textura grasa porque penetran mejor en la piel

Aunque es importante elegir la mejor crema solar que haya disponible, también es relevante tener en cuenta que hay que llevar a cabo un proceso para que el fotoprotector actúe. Te recordamos cinco aspectos relevantes para la aplicación en niños:

Aplicar 30 minutos antes de la exposición al sol

Repetir la aplicación cada 2 horas

Aplicar con generosidad: al menos 2 miligramos por centímetro cuadrado de piel

Cubrir todo el cuerpo

Extenderlo sobre la piel seca, esperar a que el niño se seque después del baño

Pueden existir cremas más costosas o más económicas pero lo importante es tener en cuenta, además, una serie de valores que debemos cumplir como norma cuando nuestros hijos e hijas se exponen a la radiación solar. En resumen, las recomendaciones para que los niños tomen el sol, son:

No exponer a los menores de seis meses

Comenzar a protegerse en primavera

Evitar las horas centrales del día

Buscar sombras naturales

Usar sombrero, gafas de sol y protector labial

¡No descuidarse cuando está nublado!

En conclusión, la mejor elección a la hora de pasar un día en la playa o la piscina en familia es mantener un control sobre la protección de la piel de nuestro hijo o hija. Si se toma con cautela el sol tiene efectos beneficiosos pero no hay que bajar la guardia en ningún momento, por eso es importante inculcar valores a los más pequeños frente a los daños que puede provocar una falta de atención en el cuidado de la piel.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis