Pintura para niños: una actividad divertida y educativa

La pintura es mucho más que mezclar colores y dar pinceladas en un lienzo en blanco. La pintura es una forma de expresión donde la persona que crea la obra de arte puede verter sus pensamientos e ideas para moldearlas como guste. Para los niños, esta actividad puede ser un excelente ejercicio social, especialmente cuando se involucran en una clase de pintura con varios compañeros. También, pintar puede ser un pasatiempo educativo donde los niños pueden reforzar conocimientos previos y también adquirir algunos nuevos.

Incluso niños de entre seis a dieciocho meses de edad pueden comenzar a aprender a pintar utilizando materiales adecuados, como pinturas comestibles hechas en casa y siempre bajo la supervisión de sus padres. Aprender a pintar a tan temprana edad puede tener muchos beneficios para la vida de los peques, puede mejorar su educación y su autoestima, y también la visión que tienen del mundo que les rodea.

Ventajas de aprender sobre arte en la infancia

Aprende sobre el arte de la pintura durante la niñez ayuda a los peques a desarrollar sus sentidos a través de estímulos visuales y táctiles. Igualmente les ayuda a expresar sus emociones a través del uso del color. Esto puede ser una herramienta perfecta para comenzar a desarrollar paz interna, dado que la pintura es un arte que requiere una buena dosis de paciencia y dedicación, y también mucha introspección.

Además, los niños pequeños pueden comenzar a pintar usando sus manos y dedos, lo que convierte a esta actividad en un juego sensorial. Esto ayuda a la creación de conexiones nerviosas en sus cerebros y es una forma excepcional de desarrollar la motricidad de los peques a medida que crecen. Esto significa que podrán mejorar la coordinación entre la vista y el manejo de sus manos, lo que hará más sencillo el aprender a escribir.

Otro punto esencial de la pintura proviene del hecho de que es muy útil para aprender a expresarse a través del color y las formas, sin la necesidad de utilizar palabras. Esto es importante para el desarrollo del lenguaje en general, pues la comunicación no verbal ayuda a los niños a transmitir sus pensamientos e ideas correctamente.

A través de la pintura los niños aprenden más sobre tamaños, patrones, formas, e incluso pueden aprender sobre geometría. Esto es conocimiento básico y esencial una vez que los niños empiecen a ir a la escuela. Adicionalmente, el arte ayuda a los niños a desarrollar habilidades para resolver problemas y es una buena herramienta para incentivar la autodisciplina y la automotivación.

Finalmente, uno de los beneficios más importantes de la pintura, es que al hacerlo junto a tu peque se convierte en un tiempo ideal para crear nexos emocionales. Pintar es una actividad relajante que les ayudará a crear lindos recuerdos que podrán atesorar por siempre.

Recomendaciones para animar a tu niño a pintar

- Utiliza materiales que se adapten a tu peque, tales como pinceles grandes, contenedores de pintura grandes que no se puedan derramar con facilidad (incluso pueden estar sujetos a la mesa de materiales), un lienzo de gran tamaño (puede ser una hoja de papel grande), un caballete que se adapte a la estatura de tu peque, y un delantal apropiado para minimizar las manchas.

- Permite que tu peque pinte tanto con los pinceles como con las manos. Deja que tu peque aprenda a cómo coger el pincel y cómo introducirlo en el contenedor de pintura. Igualmente, deja que tu peque aprenda a manejar las pinturas y no le tengas temor a las manchas.

- Prepara un espacio seguro para que tu peque pinte cómodamente. Puede ser un espacio en el salón o quizás un espacio en la cocina. Ten a la mano todos los materiales que tu peque pueda necesitar a la hora de pintar y crear, tales como la pintura, los pinceles, agua, toallas de papel, colores, lápices, etc., de esta forma comenzará a respetar la pintura como un arte y la atmósfera será la apropiada para pintar.

- Asegúrate de presentarle todos los materiales de pintura antes de comenzar y enfócate en sus nombres para que así tu peque se sienta más seguro con el proceso.

- Anima a tu peque a crear arte original basándose en sus emociones, o incluso puedes proporcionarle un tema para que pinte. En lugar de darle sólo una plantilla, puedes estimular la creatividad de tu peque pidiéndole que cree algo basándose en sus pensamientos y gustos.v

- Comenta las obras de arte de tu peque junto a éste. Así tendrá la oportunidad perfecta para crear lazos emocionales duraderos. Recuerda tratar su arte con respeto, creando un ambiente libre de críticas negativas: es muy importante que siempre apoyes a u peque. Traten de hablar sobre sus preferencias artísticas en estilos, colores y formas.

- Organicen un paseo juntos a un museo o a una galería de arte, así podrán hablar de la pintura fuera de casa y pueden aprovechar este tiempo para tener más inspiración.

En el arte no hay respuestas incorrectas, así que permítele a tu peque ser tan creativo como guste al pintar. Deja que experimente la pintura totalmente, y ayúdale a que perfeccione su visión creativa. Pintar puede traer mucha felicidad a la familia, pues es un arte digno de apreciar.