Papiroflexia para niños: el arte del papel

Una excelente forma de entretener a los más pequeños de la casa, y a la vez estimular su imaginación, es haciendo figuras sencillas de papiroflexia con pocos pasos a seguir para que los niños puedan aprender fácilmente el maravilloso y divertido arte de crear con papel. ¿Quieres saber cómo? ¡Te enseñamos!

La papiroflexia es el nombre que recibe el origami, y se basa en el conjunto de técnicas que permite realizar figuras en papel doblándolo, sin realizar cortes ni usar pegamento. Originariamente procede de Japón, y además de ser entretenido tiene una serie de beneficios para los niños que van de la estimulación de la creatividad o la coordinación óculo-manual a la mejora de la comprensión matemática a través de la geometría.

Origami literalmente significa “doblar papel” y en sus inicios se trataba de un pasatiempo exclusivo de nobles y ricos, ya que fabricar papel suponía mucho coste. Miguel de Unamuno fue quien lo popularizó en España, tras escribir varios libros sobre cocotología, que es como él mismo llamaba al arte de hacer pajaritas en papel (término derivado de la palabra cocotte, “gallina” en francés).

Beneficios del Origami

En definitiva se trata de estimular el desarrollo cognitivo de los más pequeños enseñando figuras de papel sencillas. Además de estimular en ellos habilidades artísticas, realizar actividades manuales acelera el proceso de maduración del cerebro en los más pequeños ya que la coordinación y la organización exige el uso de ambos hemisferios cerebrales. Además ganará muchas habilidades personales que servirán para su futuro: 

Estimula la imaginación. Visualizar e imaginar es lo principal que fomentará, ya que el niño puede crear sus propias figuras.

Aumenta la destreza manual, la atención y la coordinación de las manos con los ojos. Para crear una figura perfecta hay que realizar los pliegues con cuidado y precisión.

Desarrollo de la paciencia y la constancia. El niño aprende que es posible necesitar varios intentos antes de que la figura salga bien. Conseguirá aprender de los errores, algo que le va a ser muy útil.

Progreso de la memoria. Como hay que llevar la cuenta de qué pliegues ha hecho y cuáles son los que deberá hacer posteriormente, fomenta la capacidad de memorización tanto en niños como en adultos.

Fomenta la concentración visual y mental.

Sirve como apoyo para la comprensión de conceptos espaciales.

Fortalece la autoestima. Cada logro es un empujón personal.

Relaja a los niños y niñas. Permite olvidar posibles situaciones de estrés o temores al mantenerse concentrado en un nuevo pasatiempo.

¿Cómo hacer un cerdito de papel paso a paso?

El arte de moldear el papel supone un trabajo activo de nuestra capacidad, igual que lo es la escritura a mano. Además, seguro que tú y tu hijo o hija pasaréis un rato muy agradable realizando esta propuesta: haremos un cerdito de papel. Lo que necesitas todo es un cuadrado de papel rosado que puedes comprar en láminas A3 o A2 en cualquier papelería, además de poner atención.

Sigue los pasos descritos a continuación en orden, con mucho cuidado y tranquilidad. ¿Un truco? No hagas las dobleces muy fuertes sin antes comprobar cómo va quedando antes de dar el siguiente paso. Si encaja, sigue adelante y déjate guiar por las instrucciones y tú intuición. ¡Manos a la obra!

Origami pig

1. Coloca el cuadrado de papel frente a ti, gíralo 90° para que tengas un rombo

2. La punta derecha del rombo la juntarás con la izquierda, presiona el medio para que quede plano

3. Luego toma la punta superior y haz que toque la inferior, presiona nuevamente el centro para aplanarlo.

4. Quedará ahora una especie de rectángulo pequeño, con una punta inferior

5. Toma esa nueva punta inferior y dóblala hacia arriba hasta donde se pueda sin desfigurar el rectángulo, y la puntita de ese pequeño triángulo que se formará, la doblarás hacia abajo (solo, por un lado) para que sea la nariz del cerdito

6. Una vez puedas ver la nariz, dibuja dos pequeños círculos negros, serán los orificios nasales

7. Ahora dobla hacia dentro las dos esquinas superiores, serán las orejitas 

8. Finalmente, dibuja dos círculos negros de unos 5mm debajo de las orejas ¡son los ojos!

¿Qué te parece este nuevo amigo de papel? Las bondades del origami son muchas, además de entretenernos, son una excelente decoración para los cuartos de los pequeños. También ayuda a que mejoren su habilidad de seguir instrucciones y pensamiento abstracto. Existen millones de figuras que puedes hacer con papiroflexia, pero si se trata de niños, es mejor escoger figuras sencillas para que puedan memorizarlas y divertirse. ¡Seguro que a tu hijo le encanta! Por eso no debes olvidar el último paso: pregúntale qué otro animalito le gustaría aprender a hacer para su colección.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis