¡Dale al play! ¿Cómo relajar a un niño a través de la música?

En algunos casos, puede que nuestro hijo o hija goce de una gran energía que no sabe descargar. Pese a que los deportes y actividades físicas en general pueden ser de gran ayuda a la hora de ‘agotar’ a nuestros hijos, puede que haya ocasiones en las que estas actividades no son completamente del agrado de ellos, por lo que seguramente hay que recurrir a otras opciones para disminuir la hiperactividad

En esta ocasión, la música surge como una de las posibles soluciones para esta inquietud. De hecho, el oído es el primer sentido en desarrollarse, por lo que no hay nada más primitivo para la condición humana que la música. Precisamente por esto es que al escuchar algunos géneros musicales puede generar distintos efectos en las personas, indistintamente de la edad. Además, la música es un arte creativo lo que hará que nuestros hijos puedan desarrollar su oído y su creatividad mientras encuentran esa calma y tranquilidad que necesitan según el momento del día o la actividad que estén desarrollando.

Si quieres hacer la prueba, procura crear entornos ideales para escuchar música relajante. Incentivar a tu hijo a realizar actividades pasivas hará que el efecto de la música relajante se multiplique, llevando a tu hijo a una tranquilidad absoluta. Por ejemplo: si tu hijo está en un momento de creatividad, como dibujar o pintar, colocar piezas como “El Bolero de Ravel” de fondo y a buen volumen, será de gran ayuda. Estas son algunas de las formas en las que podemos utilizar la música como herramienta para relajar a los más pequeños:

-La música clásica: Las composiciones de Mozart y Chopin pueden ser un buen fondo musical para calmar toda esa energía de los niños. La música clásica se caracteriza por su ritmo pausado lo que hará que los niños perciban esa calma que esta música transmite. Además, la música clásica puede ser el puente perfecto para que nuestros hijos puedan desarrollar su oído y comenzar el aprendizaje de un instrumento musical. 

-Canciones de cuna: Dependiendo de la edad del pequeño este tipo de música puede ser perfecto. Si nuestro hijo está por debajo de los 3 años, será muy sensible a algunos tipos de sonido, por ello esta música es perfecta, ya que tiene los sonidos que conseguirán calmarle. Este tipo de canciones tienen un gran efecto, puesto que invitan a echar una siesta o sencillamente tomar un descanso. 

-Sonidos de la Naturaleza: La música instrumental que incluye sonidos de la naturaleza aporta una gran cantidad de calma a los niños, especialmente si estos están en procesos creativos, ya que les remite imágenes de cosas que quizás han visto y que pueden reproducir en actividades, como el dibujo. El escuchar sonidos de animales, o el movimiento de las hojas de los árboles de un bosque, hace que nos podamos trasladar a esos lugares, lo que nos proporciona calma y tranquilidad. 

-Musicales y bandas sonoras de películas: Los musicales o canciones bailadas ayudarán a los niños a divertirse y a la vez conseguirán soltar toda esa energía que les sobra. Esas canciones rítmicas que podrán hacer que nuestro hijo baile con ella hará que descargue energía a través del baile y ayudará a reducir su hiperactividad.

-Tocar un instrumento: No solo escuchar música ayudará a la hiperactividad de los niños, también aprender a tocar un instrumento les ayudará a controlar mejor toda esa energía. Según algunos estudios el tempo y los ritmos musicales ayudan a los niños a mejorar su capacidad de concentración. Además, mejoran la capacidad para expresarse y comunicarse. Existen muchos casos de músicos y cantantes famosos con hiperactividad que encontraron en la música una fuente de tranquilidad y que además, les ha ayudado a aprender a comunicarse de una manera eficiente.

La música es la aliada perfecta de madres y padres que buscan relajar a sus hijos. No solo nos servirá como recurso para canalizar la energía de los niños si no que también, les ayudará a desarrollar facetas como la creatividad, la atención, la escucha y la comunicación. Después de esto podremos descansar y calmar a los más pequeños disfrutando de la música juntos. Tus hijos agradecerán un par de canciones al acabar el día para poder desconectar y relajarse.

No olvides crear ambientes óptimos para la relajación con luces tenues, decoración sobria con elementos que no distraigan la atención, cojines para poder tumbarse… Ojo con el volumen, busca el nivel en el que tu hijo se sienta cómodo.

Si buscas ideas, estas son algunas de las mejores canciones infantiles

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis