Actividades divertidas para pasar un buen día de playa con niños

Sorolla ya lo recreo en su obra en el año 1910. ‘Niños en la playa’ era una perfecta representación de la simbiosis idónea entre naturaleza e infancia. Ir de vacaciones y disfrutar del sol y las olas es un pasatiempo maravilloso para los más pequeños de la casa. Y aunque ellos ya posean una imaginación arrolladora, si propones algunas actividades para hacer en familia el día será perfecto.

Para que le puedan sacar el máximo partido a todas las actividades, lo primordial es centrarse en aquello que más le gusta al pequeño o pequeña. Si le gusta la exploración podemos proponer una expedición de reconocimiento de todo lo que hay alrededor de la playa, si le gusta las construcciones no hay nada mejor que jugar a hacer castillos. ¡Todo es posible en vacaciones!

En realidad los pasatiempos que se hacen bajo el sol estival son los más apasionantes y seguro que recordarás algunas de tu infancia. Jugar con la arena o con las palas, los largos baños y luchas contra las olas o carreras por la orilla son los clásicos que nunca fallan en la playa ¿Recuerdas cuando te enterrabas en la arena? Si este verano vas con los niños a la playa, tenemos algunas ideas para poder disfrutar del día. No obstante, no olvides, algunos básicos de prevención para que nada salga mal. 

Primero prepara protección solar adecuada a la edad de los niños, y no olvides aplicarla antes y durante la exposición solar. Un pequeño set de salvamento y supervivencia: con tiritas y agua oxigenada, agua fresca, alguna pieza de fruta, unos sándwiches, gorra o sombrero fresco para evitar el sol en la cabeza, y en caso de que tu hijo no sepa nadar manguitos o burbujas que les hagan flotar en el agua.

Otro consejo para evitar sustos… Pon en tu sombrilla algún elemento visual fácil de localizar, de forma que si tu pequeño se despista pueda identificarla fácilmente. También existen pulseras en las que puedes poner su nombre y tu número de teléfono con el fin de que si alguien encuentra a tu pequeño perdido pueda identicarle fácilmente. 

Juegos para niños en la playa

Construcciones en la arena. Seguro que se te viene a la mente el momento en el que decidiste con tus primos, por ejemplo, construir un castillo de arena. Pues hay más posibilidades: hacer una hoyo a modo de piscina para llenarlo de agua de mar, enterrar a tu hermano o hermana para hacerle fotografías que guardar el álbum familiar. Échale imaginación, y seguro que les sorprenderás.

Jugar a las palas. Este mítico juego está en todas las playas de la costa española de forma omnipresente. Es como el tenis o el pin-pon pero con la particularidad que se puede jugar bajo el sol. ¿Y si probáis a hacer una competición por parejas en la familia?

Buscar conchas en la arena. ¿A quién no le gusta guardar un recuerdo de su viaje de verano? Estos días suelen ser más emocionales para padres, madres, hijos e hijas. Por eso es interesante tener un objeto que aporte un valor emocional al viaje, y no hay nada mejor que una pieza de la playa.

Dar un paseo o correr (carreras de relevos). Las vacaciones de verano son un momento oportuno para comenzar a cuidarse y fomentar la actividad física. Pero ten cuidado con la radiación y las altas temperaturas: se trata de disfrutar.

Comer en la playa. ¿Quién no ha disfrutado de comer cerca del mar? Ya sea en el chiringuito o llevando una nevera portátil.

Hacer fotos artísticas. Puedes iniciar a tu hijo en el mundo de la fotografía con tu Smartphone o con una cámara compacta. Enseña a tu pequeño como hacer una postal bonita del paisaje, un bodegón con la sandía de la hora de la comida o retratar un momento divertido de toda la familia.

Escribir postales para los amigos. Seguro que él o ella y sus amigos lo agradecen. Puede ser una fotografía que haya realizado el mismo o incluso comprarla en una tienda de souvenirs.

Regalar pulseras de la amistad. Es un artículo económico que se puede encontrar en las tiendas disponibles en el paseo marítimo de cualquier ciudad o pueblo costero, y a todos los niños y niñas les suele hacer mucha ilusión.

Trenzas y tatuajes. A las niñas en verano les gusta cambiar su estilo del peinado y se atreven con las trenzas. Mientras que los niños podrían presumir de un tatuaje hipoalergénico que se quite con agua.

Saltos de longitud. Es otro clásico. Se trata de dar saltos cogiendo carrerilla y hacer marcas en la arena para ver la longitud del salto.

Seguro que después de leer estos planes tienes ganas de hacer la maleta y comenzar a hacer horarios para aprovechar al máximo los días libres. Pues olvídate: viaja sin horarios, sin preocupaciones y llevando solo lo que necesitas. Además, tus hijos agradecerán un poco de relax. 

En definitiva, ten en cuenta la edad de tus hijos, y adaptas las actividades a su gustos y capacidades. Y sobre todo dedícales tiempo y cariño, la diversión vendrá con ellos.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis