Ir a un hotel puede ser divertido, sobre todo si vas a estos

Ahora que el verano está a la vuelta de la esquina, es el momento de planificar las vacaciones. Unas vacaciones que, en muchos casos, tienen como protagonistas absolutos a los más pequeños de la casa, los cuales, ya han terminado las clases.

De hecho, la inmensa mayoría de los planes de las familias giran en torno a ellos. De ahí la importancia de que la oferta de hoteles con animación infantil aumente. Y es que, a decir verdad, pasar un periodo de vacaciones sin que los “peques” disfruten, puede llegar a ser toda una tortura.

¿Qué debe tener un hotel para poder satisfacer a los más pequeños?

Si bien es cierto que cada familia tendrá unas preferencias, no es menos cierto que en la inmensa mayoría de las ocasiones basta con cumplir unos determinados estándares para que los más jóvenes se lo pasen en grande.

Animación y monitores profesionales

El personal de un hotel, más allá incluso de las propias instalaciones del mismo, es el eje alrededor del cual debe girar el resto de alicientes. No basta con personas que tengan una cierta empatía con las niñas y niños que visitan el hotel.

Se necesita algo más. Se necesita conocer mínimamente su psicología, conocer sus reacciones, cómo detectar posibles conflictos y saber reaccionar ante ellos. Con un personal cualificado en este sentido, todo es mucho más sencillo.

La importancia de las instalaciones

Pero claro, no hay duda de que las instalaciones también son muy importantes. Instalaciones que tienen que abarcar tanto el verano, como el invierno así como el día y la noche. 

Piscina. Esta es primordial si lo que se pretende es dar un buen servicio durante el verano. Un espacio en el que se pueden llevar a cabo un sinfín de actividades a cual más divertida. 

Espacios alternativos. No obstante, puede darse el caso de que no haga buen tiempo o, simplemente, no sea verano. Para esos casos siempre es conveniente tener recintos en los que, sin padecer las inclemencias del tiempo, todos, niñas, niños y monitores, puedan disfrutar de ese juego que tanto les gusta.

Pistas de baile. Pero llega la noche y no hay duda de que son muchos los niños los que pueden llegar a aburrirse con sus padres. Pues bien, en este caso, nada mejor que tener a disposición de ellos, y de ellas, una pista de baile en la que suenen los éxitos del momento. Ni que decir tiene que no es necesario que estas músicas se mantengan durante toda la noche pero sí es cierto que un tramo de la misma debería estar dedicado a los más pequeños.

Ludoteca. ¿Pero qué sucede si, por el motivo que fuese, los padres necesitan ausentarse del hotel durante un periodo corto de tiempo? En este caso un servicio de ludoteca sería ideal tanto para ellos como para sus retoños. De este modo, no hay duda de que no solo se divertirían con el resto de niñas y niños sino que estarían perfectamente atendidos.

Cine. Quizá pueda parecer algo excesivo pero, por supuesto, no es necesario tener una sala como la que se pueden encontrar en las grandes ciudades. No obstante, a lo que sí puede tener acceso un hotel es a una sala en la que, a través de un proyector y una gran pantalla, es a la visualización de películas infantiles. No hay mejor manera de tener a los “peques” entretenidos durante un par de horas.

La clave está en la organización

Pero claro, nada de todo esto tendría éxito si no hubiera una buena organización. Una organización que tiene que ver con un plan trazado por los responsables de estas actividades en el que se marque cuándo se va a llevar a cabo cada una de las actividades.

Esto facilitará mucho las cosas de los padres ya que de ese modo sabrán si por la mañana deben estar en la piscina, en la sala de juegos o en otro lugar del hotel. Además así pueden planificarse sus excursiones, sus salidas y un largo etcétera.

Basta con incluir en la zona de la recepción, por ejemplo, un cuadro con las horas a las que van a tener lugar las actividad y el lugar. Todos los clientes de ese hotel estarán al corriente y, al mismo tiempo, crearán una sana expectación de las niñas y niños del mismo que les llevará a pedirles a sus mamás y papás que les lleven a tal o cual actividad.

Unas cualidades que, afortunadamente para las familias que viajan con sus hijas y con sus hijos, cada día se encuentran más. El motivo principal es que son muchos los hoteles los que han detectado estas necesidades y por lo tanto son conscientes de que tienen que ponerlas a disposición de sus futuros clientes.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis