¿Cómo elegir el mejor colegio para mis hijos?

Niños y niñas pasan catorce años (o más) de su vida recibiendo clases, por eso es importante seleccionar correctamente el centro educativo que mejor se adapte a las necesidades de cada pequeño. 

Y es entonces cuando surge la pregunta del millón, ¿cuál es el mejor colegio para mi hijo?

¿Qué debo tener en cuenta? ¿Bilingüe? ¿Religioso? ¿Público o privado? ¿Método Montesori? ¿Cerca de casa? Elegir colegio para los más peques de la casa puede ser una decisión difícil de tomar.

La clave podría residir en elegir el mejor colegio para el niño o la niña, pero en realidad la cuestión reside en seleccionar aquel que mejor se adapte a las necesidades de tu hijo. Además, cada centro inculcará unos valores u otros dependiendo de la corriente educativa que lleve a cabo en su labor. Por eso lo primero que debemos preguntarnos como padres es qué queremos para su educación y así dar con la correcta decisión para su desarrollo intelectual y social. 

Los niños pasarán muchos años de su vida en el centro educativo, años además decisivos para el resto de su vida. Lo normal es que desde los tres hasta los diecisiete años pasemos por centros educativos. Por lo tanto, es muy importante tener claro nuestro criterio para establecer prioridades. Entonces...

¿Qué debemos valorar? 

El nivel académico del centro. Si cuenta con certificado de calidad estará a tu disposición para su conocimiento, además dispondrán de las notas de selectividad de los alumnos de cada comunidad.

Ideario del centro. Se deben tener muy en cuenta las variables ideológicas, morales y religiosas del centro educativo para que sea acorde a los valores que recibirá en casa.

Proyecto educativo. El modelo de aprendizaje, la orientación psicopedagógica, clases de refuerzo, etc. Además, si incluye otros puntos interesantes de la educación como el fomento de las habilidades musicales y artísticas.

Métodos pedagógicos alternativos. Es necesario comprobar que el Ministerio de Educación o la institución correspondiente valora que están certificados los objetivos a cumplir en cada etapa del desarrollo intelectual.

¿El colegio es extranjero? No sólo se aprende un idioma añadido al nativo, también se aprender valores distintos, por eso es relevante.

Cantidad de niños por clase. Si hay demasiados niños en clase los profesores, como humanos que son, pueden prestar menos atención al aprendizaje de todo el conjunto del alumnado. Este problema se ha acrecentado tras la crisis económica en mayor medida en los centros públicos.

Distancia desde casa. Si el colegio está cerca de casa es un factor importante, ya que facilita el transporte de casa al colegio y del colegio a casa.

Actividades extraescolares. Las clases extraescolares además de ser divertidas y amenas fomentan el aprendizaje de habilidades adicionales a las aprendidas durante las clases ordinarias.

Visita al centro. Es muy importante conocer la calidad de las instalaciones y a los maestros y profesores del centro personalmente.

Comunicación con los padres: es muy importante que padres y profesionales vayan alineados, para eso es importante los procesos que marca el centro a la hora de comunicar la evolución del niño.

Errores a evitar

Hacer caso a familiares y amigos: muchas veces nos dejamos guiar por las opiniones de nuestro círculo social más cercano. Es habitual que padres, hermanos, vecinos y amigos intenten convencerte de que el colegio al que van sus hijos es la mejor elección. Y aunque puede ser una buena elección para su familia o sus hijos, no tiene por qué serlo para la tuya. 

Fiarse en los rankings: casi todos los años se publican diferentes listas con los mejores colegios a nivel nacional. Y aunque estos estudios valoran muchos indicadores no siempre tienen que ser los más adecuados para la educación de tus hijos.

Solo tener en cuenta factores académicos: cada vez es más importante que un niño desarrolle su parte emocional. Trabajar y aprender conocimientos es importante pero una educación completa debe contemplar aspecto como la empatía o la inteligencia emocional. 

Solo ver las necesidades actuales: aunque es muy difícil prever qué va a pasar en los próximos 15 años, debemos intentar elegir un colegio en el que el niño pueda desarrollarse a largo plazo. 

Guiarse por lo prejuicios: muchas veces nos dejamos guiar por opiniones ajenas, por lo que hemos oído o por ser un centro privado o público... Antes de formar una opinión sobre un colegio, te recomendamos que visites o te informes sobre el centro educativo antes de crear una opinión. No por estar en una zona u otra, por ser privado o público, o porque algunas personas conocidas lleven ahí a sus hijos un colegio es mejor o peor.

En definitiva, se trata de preguntarnos qué queremos inculcar a nuestros hijos para elegir el centro que mejor se adapte al niño y al entorno familiar. Así, para seleccionar entre las múltiples opciones que hay, hay que establecer prioridades. Y no lo dudes: siempre consulta con el tutor del centro o el director todas las dudas que tengas.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis