Cómo mantener ordenado el cuarto de los niños

Mantener la casa organizada y limpia pareciera ser el sueño de cada familia, sin embargo, este sueño también puede convertirse en una realidad. La capacidad de organización es una habilidad que trae estabilidad y alegría al hogar, no obstante, las familias con niños pequeños tienden a tener dificultades para organizar sus casas.

La mayoría del tiempo, los niños más pequeños encuentran un poco complicado guardar sus juguetes después de usarlos, o incluso mantener su ropa en las gavetas apropiadas. Los niños de dos años de edad o más ya pueden comenzar a aprender cómo organizar sus pertenencias. Ésta es una lección esencial que deben aprender, pues los beneficios de tener una habitación y una casa organizada son muchos y muy importantes.

¿Por qué es beneficioso tener una habitación organizada?

Una habitación arreglada contribuye a un ambiente de aprendizaje más saludable. También es el comienzo ideal para una forma de vida más organizada. Los niños que aprenden a tener sus habitaciones libres de desastres tienen mayor tendencia a salir mejor en la escuela. Actividades diarias tales como organizar sus materiales escolares, estar atentos a las tareas que deben hacer y entregar, o buscar sus libros y cuadernos antes de ir al colegio, se vuelven más sencillas cuando se sabe dónde se encuentra todo. Esto ayuda que los peques también se mantengan organizados mentalmente, ayudando a su éxito académico.

Adicionalmente, el proceso de enseñar a un peque a ser más organizado resulta también bastante útil para que aprenda sobre responsabilidad. Cuando los peques comienzan a sentirse responsables, también aprenden a sentirse capaces de conseguir sus metas, esto les da ánimo para prosperar y les anima a aprender cosas nuevas cada día. Si tu peque se involucra activamente con la organización de su habitación, se sentirá empoderado, lo que dará un impulso a su autoestima.

Consejos para mantener organizada la habitación de los niños

- El primer paso para que un peque tenga su habitación ordenada es dar un buen ejemplo. Si un peque ve que su entorno está ordenado y limpio, es más probable que se sienta animado a mantener su espacio personal de la misma manera.

- Antes de comenzar a organizar la habitación de tu peque, sería ideal que le des un vistazo a las pertenencias de tu peque para tener un inventario claro de lo que vas a organizar. Haz una lista de los juguetes de tu peque, las prendas de vestir, y otros artículos que tenga en su habitación: esto te ayudará a saber qué tipo de soluciones de almacenamiento se adecúan más al espacio con el cual estás trabajando.

- Conserva solo lo necesario. Los niños crecen rápidamente, por lo que la mayoría de ropa les queda pequeña a los pocos meses y, en la mayoría de los casos, los padres guardan estas prendas de vestir innecesarias que ocupan espacio en la habitación. Una solución es donar la ropa que ya tu peque no use, así como los juguetes que ya no le interesen.

- Elige el mobiliario de almacenaje que se adapte a la edad y estilo de tu peque. Hay muchos tipos de muebles que puedes utilizar para facilitarle a tu peque buscar y, lo que es más importante, guardar sus juguetes. Si tu peque está aún en la infancia temprana, una buena opción es buscar contenedores que puedan estar en el suelo para que tu peque los alcance con facilidad. Puedes elegir cajas abiertas de colores, baúles de madera, o estanterías abiertas.

- Clasifica los artículos en diferentes grupos para guardarlos y localizarlos con mayor facilidad. Si vives en un país donde la diferencia entre estaciones requiera un vestuario particular para cada una, puedes usar un sistema de almacenaje práctico donde tengas a la mano sólo la ropa que necesites, mientras que el resto esté guardada.

- Escoge el contenedor correcto para cada tipo de juguete. Los niños tienen grandes muñecos de peluche, también coches grandes y pequeños, muñecas con casas y accesorios, y también juguetes con partes más pequeñas como bloques de construcción o pistas de carrera. Asegúrate de escoger el contenedor adecuado para estos, de modo que los juguetes no se extravíen con facilidad.

- Guarda los elementos que tengan uso esporádico en la parte superior de la habitación. Esto podría servir para los libros que usan a la hora de dormir, o quizás artículos de higiene personal, o cosas que se puedan estropear con facilidad.

- Aprovecha el mobiliario multifuncional para niños si la habitación de tu peque tiene espacio reducido. Con este tipo de soluciones de almacenamiento podrás tener una cama, escritorio, gavetas, y armarios, y aún tendrás algo de espacio extra en la habitación.

- Ten en cuenta la opinión de tu peque al decorar su habitación. Es más probable que tu peque quiera mantener su habitación ordenada si se siente a gusto con ella. Por eso, pídele opiniones a tu peque para decorar la habitación a su gusto. Personalicen el mobiliario con colores divertidos, o accesorios con personajes que le gusten a tu peque.

- Si la habitación de tu peque cuenta con espacio de sobra, puedes dividir los espacios dentro de la habitación. Así podrías tener un área de dormir para la cama, un área de vestimenta para tener la ropa y accesorios, un área de juego para guardar los juguetes y jugar, y un área de estudio.

La habitación de un niño es su mundo mientras crece, y por tanto, es una parte importante de su niñez y su crecimiento. Una buena organización hará que tu peque se sienta único, a gusto, y a salvo, y convertirá este importante espacio en el ambiente perfecto para el crecimiento de tu peque.