Consejos para dormir a un bebé

Ser padres es una experiencia única y gratificante. No existe una emoción comparada a sostener a tu bebé, darle de comer y ver cómo crece sano y fuerte. No obstante, la vida de los padres también involucra estar en constante aprendizaje y hacer el esfuerzo por mantener a los peques saludables y a gusto. Durante este camino, uno de los principales retos a los que se enfrentan los nuevos padres es la hora de dormir del bebé.

Es bien sabido que todos los recién nacidos necesitan un tiempo para establecer un horario de sueño. Los bebés no distinguen con facilidad la noche del día. De modo que es común que tengan un patrón del sueño distinto al de los padres. Los bebés duermen durante varios periodos cortos a lo largo del día. A medida que estos crecen, es responsabilidad de los padres enseñarle a su peque hábitos de sueño saludables. Sin embargo, esto no es sencillo para todos los bebés, y existen muchas razones para ello.

¿Por qué mi bebé no duerme toda la noche?

Que un bebé se despierte varias veces durante la noche es más común de lo que parece. Esto puede tener diversas causas. Dentro del útero, el bebé no puede discernir el día de la noche, y esto es algo que se alarga hasta mucho después del nacimiento.

Los recién nacidos usualmente se despiertan cada tres o cuatro horas. Esto puede suceder porque necesitan ser alimentados, o bien porque necesitan un cambio de pañal. A medida que crecen, los peques también pueden despertarse por la noche cuando están en proceso de dentición.

Por eso, a medida que tu bebé crece, es saludable ir estableciendo un horario de sueño que le ayude a dormir apropiadamente durante la noche entera.

Tips para que tu bebé duerma toda la noche

Si tu bebé tiene problemas para dormir por las noches, lo primero es que consultes a un pediatra antes de probar cualquier método para dormir. Un profesional de la salud te ayudará a identificar si sucede algo más serio que cause este desorden en el sueño.

Si después de acudir a consulta, tu doctor te ha dicho que todo va bien y puedes intentar establecer una rutina de sueño, entonces puedes aplicar alguno de estos métodos de ayuda. Ten en cuenta que todos los bebés son diferentes, por lo que si un método no te funciona, prueba con el siguiente hasta que des con uno que se adapte a tu bebé.

Utilizar la luz para programar el sueño

El ciclo de sueño de los humanos está estrechamente relacionado con la luz. La ausencia de ésta causa la segregación de melatonina, una hormona que es clave para dormir. Entonces, para comenzar a regular el sueño de tu bebé, intenta que sus días estén bien iluminados y, a su vez, que sus noches sean bastante oscuras.

La diferencia lumínica ayudará al sueño de tu bebé. Antes que sea la hora de dormir, comienza a disminuir la luz en la habitación. Esto creará el ambiente ideal para dormir. Considera también tener atenuadores de luz o cortinas que bloqueen la luz.

Un baño con agua tibia antes de dormir

Otro método que quizás valga la pena probar es darle a tu bebé una ducha corta con agua tibia antes de dormir. Esto requiere que incorpores la ducha a la rutina nocturna de tu bebé. Después del baño, da un masaje suave a tu bebé y pasen un tiempo juntos. Esto ayudará a que se calme y su sueño sea de mejor calidad.

Es importante que al aplicar este método seas constante, pues la repetición es lo que hará que tu bebé se acostumbre a esta rutina y asocie el baño con la hora de dormir.

Ruido blanco para dormir al bebé

Ayudarse con sonidos relajantes para dormir al bebé no es algo nuevo. El ruido blanco es una opción temporal para ayudar a dormir a un bebé. Este tipo de ruido está compuesto por sonidos de diferentes frecuencias que resultan relajantes.

Para este método existen algunas máquinas especializadas que reproducen este ruido blanco. Se aconseja tener estas máquinas al menos a dos metros de la cuna del bebé, y con un volumen bajo. Igualmente, se debe tener en cuenta que su uso debería ser temporal, pues con el uso prolongado el bebé podría acostumbrarse al ruido y al no tenerlo podría presentar problemas para dormir.

Método Oompa Loompa

Este método es uno de los más nombrados para dormir a un bebé y utiliza el movimiento como mecanismo para ayudarle a dormir. Consiste en sostener al bebé por debajo de los brazos, con los pulgares en las axilas y con el resto de los dedos sostener su cabeza. El bebé debe estar sobre las rodillas, y se debe mecer muy suavemente mientras se canta «oompa loompa» repetidas veces. Antes de probar este método, es aconsejable consultar al pediatra para despejar cualquier duda.

Método del pañuelo

Es más sencillo y se basa en acostar al bebé en su cuna, y pasar por su cara muy suavemente un pañuelo de papel repetidas veces de arriba a abajo. Con paciencia, el bebé se quedará dormido después de algunos minutos.