¿Calcetines rojos o azules?

Suzanne Barchers, doctora en Educación.

Es una historia bastante conocida: todos requieren la atención de mamá o de papá justo antes de salir al colegio, al trabajo, o a hacer diligencias. En ese momento, tu pequeño de tres años no encuentra sus calcetines favoritos y se encuentra al borde de una crisis que amenaza con arruinar el comienzo de un día ocupado.

Red Socks, Blue Socks

Según el listado de habilidades necesarias para el siglo XXI, la iniciativa y la productividad son dos de las más importantes. Sin embargo, mediar en la elección de unos calcetines no es para nada productivo ni demuestra iniciativa.

Una manera de aligerar las cargas del ajetreo matutino es adelantando tareas la noche anterior. Enfoca toda tu atención en tu pequeño y, juntos, preparen el atuendo que usuará el día siguiente. Primero, preséntale pocas opciones, pero anímale a tomar sus propias decisiones. «Comencemos por escoger los pantalones. ¿Quieres usar pantalones largos o cortos?». Luego, pasen a elegir las prendas superiores. Una regla de oro es preparar un número de combinaciones basado en su edad. Si tu hijo tiene dos años, entonces dale dos opciones de prendas de vestir. A los tres años, ya puede manejar tres prendas de ropa. Después de los cuatro años, limita la cantidad a cuatro piezas.

Repasen juntos el nombre de los colores y los estampados (a cuadros, rayas, puntos) mientras trabajan juntos. En caso de que el inglés sea su segunda lengua, prueben practicar los colores en inglés a medida que tu hijo avanza con Lingokids. Conversen sobre el pronóstico del tiempo para escoger las prendas de ropa más apropiadas a la época.

Una vez que tu hijo haya aprendido el proceso, traspásale paulatinamente la responsabilidad de esta tarea: «Esta noche, quiero que escojas tus pantalones sin ayuda. Cuando lo hagas, terminaremos de elegir el resto de prendas de vestir juntos.». Continúa agregando prendas para su elección en el transcurso de una o dos semanas, hasta que tu hijo se haga responsable de preparar su vestimenta para el día siguiente, demostrando así un par de habilidades importantes para la vida: iniciativa y productividad.