Adivina… ¿cuáles son las mejores adivinanzas para niños?

Las mejores adivinanzas para niños para que te lo pases en grande con tu hijo

Las adivinanzas para niños, al igual que los chistes, las canciones o las poesías, son versiones especialmente pensadas para los más pequeños. 

Son más sencillas que las adivinanzas para adultos, desde luego, y a menudo tienen como protagonistas a animales u objetos dotados de vida. También pueden ser más musicales y divertidas, todo para llamar la atención de los niños.

No hace falta esforzarse demasiado para llamar su atención, porque lo cierto es que a los niños les encantan las adivinanzas. Estos divertidos juegos de palabras, con una chispa de ingenio, suelen resultarles atractivos y hacen que se pasen horas pensando en la respuesta. De hecho, para este tipo de cosas los niños son, en muchas ocasiones, más constantes que los adultos…

Muchas adivinanzas son muy conocidas, de esas que podríamos decir que son de toda la vida. Esto se debe a que las adivinanzas son composiciones literarias muy antiguas, y algunas llevan con nosotros muchísimo tiempo.

Y, ¿por qué plantearles adivinanzas? Además de por lo divertidas que son, las adivinanzas para niños son un pasatiempo excelente porque estimulan la concentración, la creatividad y la imaginación de los más pequeños

Son también una muy buena forma de entrenar el pensamiento lateral de los niños, es decir, la capacidad de hallar soluciones siguiendo cauces de pensamiento no habituales. Como muchas adivinanzas encierran juegos de palabras y sonidos, es fundamental prestar atención e intentar salirse de lo evidente.

¿Te animas a plantearles algunas adivinanzas a tus hijos? Las hay de muchísimos tipos, pero, para ahorrarte trabajo, hemos elaborado una selección con las mejores adivinanzas para niños, de varias temáticas diferentes. ¡Pon en marcha esas neuronas!

Mi tía Cuca tiene una mala racha, ¿quién será esta muchacha?

La cucaracha.

Viste de chaleco blanco, y también de negro frac, es un ave que no vuela, pero nada más.

El pingüino.

Oscura, oscura como el carbón, negra, negra como el terror.

La noche.

En verano barbudo y en invierno desnudo, ¡esto es muy duro!

El árbol

Una vieja con un diente que llama a toda la gente.

La campana.

Soy pequeño, pequeñito,
más con tal poder y arte que,
si no me pegan bien,
no van a ninguna parte.

El sello

En el campo soy hallada
y al fuego alimento.
Donde quiera que soy llevada,
es para darme tormento.

La madera

Cuerpo de palo,
cabeza de color,
me encienden con cuidado
y doy mucho calor.
¿Qué es?

La cerilla.

Tiene agua y no es botijo,
está siempre en el jardín.
Cada vez que se enrosca,
aunque no espanta a una mosca
tiene pinta de reptil.
¿Qué será?

La manguera.

En Melilla hay tres,
en Madrid ninguna,
en Castilla, dos
y en Galicia una.

La ele.

Del mar salió mi nombre
y, tan desgraciada nací,
que, huyendo de la desgracia
contra una garita di.

La margarita.

¿Qué animal tiene las cinco vocales?

El murciélago

Es una flor muy hermosa, tiene por nombre un color; nos deleita con su olor y en todo el mundo es famosa.

La rosa.

No hay ningún día del año en que pueda descansar; siempre en tu pecho cantando ando, con mi rítmico tic-tac.

El corazón.

Nieto de tu bisabuelo, padre de tus hermanos, de tus primos es el tío y de tus tíos hermano.

Tu padre

Tengo nombre de ciudad,
con cierta fruta concuerdo
y muerdo en la realidad.
¿Qué soy?

La lima

Era un sol en miniatura
y en el árbol la encontré.
Cuando sin piel la dejé,
me fascinó su frescura.
¿Qué es?

La naranja.

Rodeada estoy de agua
y si soy grandote me llaman islote.

La isla.

Somos más de mil hermanas
que bajo el mismo techo vivimos,
por la noche estamos de fiesta
y por el día dormimos.

Las estrellas.

Vengo de padres cantores, pero yo no soy cantor. Llevo la ropa blanca y amarillo el corazón. ¿Quién soy?

El huevo

Tiene ojos y no ve, tiene agua y no la bebe, tiene carne y no la come tiene barba y no es un hombre.

El coco

Soy un señor encumbrado y ando mejor que un reloj; me levanto muy temprano y me acuesto a la oración.

El sol

De ISABEL, quitando el “bel”,
y de Lucas, lo postrero.
¿Cómo se llama la joven?
Adivina, caballero.

Luisa

¿Qué te han parecido estas adivinanzas para niños? ¿Fáciles, difíciles…? Como puedes ver, hemos incluido las respuestas de todas, por si acaso alguna se os resiste más de lo previsto.

Ahora, ¡es tu turno! Enséñale estas adivinanzas a tu hijo y descubre qué tal se le dan. Y comparte también con ellos tus adivinanzas favoritas o las que te contaban a ti cuando eras pequeño.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis