Niños hiperactivos, actividades y juegos educativos

Son nerviosos, a veces no terminan lo que empiezan y les cuesta concentrarse. Los niños y niñas que tienen un trastorno de atención e hiperactividad (TDAH), tienen dificultades para seguir el ritmo cotidiano marcado por sus educadores en la escuela. Por esto, padres y madres se preguntan cómo pueden ayudar en casa a sus pequeños con hiperactividad para que puedan mejorar su desarrollo educativo.

A veces son calificados como inquietos o revoltosos, pero sea cierto o no los niños que padecen hiperactividad poseen una serie de características que hay que tener en cuenta para que se les pueda aportar el conveniente tratamiento médico, farmacéutico y pedagógico adecuado. Pero si crees que tu hijo es hiperactivo lo primero que debes hacer es consultar con un experto para poder valorarlo y tratarlo adecuadamente.

Así, el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad –TDAH - se caracteriza por unos síntomas nucleares: son la impulsividad, la hiperactividad y la baja atención. En sí, se basa en una conducta inquieta y dependiente, y por ello se debe observar si el niño o niña manifiesta con frecuencia una serie de comportamientos en su día a día.

Juegos para niños hiperactivos

Después de la oportuna valoración por parte del profesional sanitario y de la adjudicación de un tratamiento adaptado a sus necesidades, en casa también podemos desarrollar actividades y juegos que ayuden a mejorar sus cualidades y habilidades personales para lograr que se adapte de una manera más óptima. Por eso te aportamos algunos ejemplos:

Juego de parejas. Con este juego lo que se trata es de localizar dibujos repetidos de una serie o conjunto dado en cartas, por ejemplo, e incluso puede realizar series secuenciales de símbolos geométricos o de dibujos. De esta manera se fomentará la atención de los más pequeños de la casa.

Rompecabezas. Tanto de letras como de figuras geométricas, con una dificultad que vaya en sentido creciente siempre y cuando el niño o niña logre adaptarse. En este caso también es correcto para mejorar su atención, aunque también existe la opción de juegos de punteado o rellenado.

Sinónimos y antónimos. Se trata de ofrecer una lista de palabras y que logre relacionar cada palabra con su antagónico o similar, para que pueda mejorar la atención, el lenguaje y el vocabulario. Otra opción serían los juegos de completar una frase o construir palabras lógicas con un conjunto de letras dadas para que lo construya libremente.

Juego del eco. Esta actividad consiste en que un guía diga una palabra y los demás hagan el eco de la misma, las veces que se acuerden previamente. Se puede sumar dificultad añadiendo cada vez más palabras, a modo de listado, sin eliminar las que se van diciendo. ¿Cuántas podría recordar? Con esta tarea recreativa los niños practican la memoria auditiva.

Juego de la cadena de palabras. Como el anterior sirve para fomentar la memoria auditiva, y es sencillo: el guía inicia la cadena diciendo una palabra, como por ejemplo “mi”, así el siguiente jugador tiene que decir la misma palabra más otra que añade significado a la primera, o sea, “perro”. En este caso pierde el jugador que no sepa añadir una palabra más.

¡Veo, veo! La tradición dice que para comenzar a jugar se debe recitar una cantinela: “Veo, veo/ qué ves / una cosita / y qué cosita es /empieza por la letrita, letrita…”. Cada frase la debe decir un jugador, y el jugador que no ha buscado un objeto de su entorno para adivinar tiene que lograr saber a qué cosita se refiere su amigo.

Cazador de palabras. En este popular juego cada jugador tiene una serie de palabras en una cartulina que pertenece a una categoría – plantas, flores, animales, nombres propios –; el guía dice una palabra y dos jugadores al mismo tiempo tienen que buscar quién posee la palabra mencionada. ¡Gana el que primero la encuentre!

El laberinto. ¡Este es realmente divertido! Ayudará a la coordinación viso motriz, y podemos llevarlo a cabo con lana o cuerdas que vayan enredándose por las diferentes habitaciones de la casa hasta llegar a la meta, que sería una bolsita con sus gominolas preferidas. ¡Pero cuidado con los despistes! Cada uno restará una chuche de la bolsita.

Buscar el detalle: En este ejercicio enseñamos al pequeño o pequeña diferentes imágenes en un periodo breve de tiempo, de una en una. Después le preguntaremos qué detalles recuerda y le pediremos que nos dibuje la imagen cuidando la disposición, el color y el tamaño. Cuantos más detalles recuerde más elogios nuestros recibirá.

Carrera de tortugas. En este juego se trata de hacer una carrera invertida, es decir, haciendo movimientos muy cortos y muy despacio. Así se mejorará la capacidad de relajación y control del niño.

En conclusión, lo mejor es observar al pequeño sin hacerle sentir juzgado para poder tomar la decisión de acudir a un especialista. Además hay que tener en cuenta que esta recopilación de juegos y actividades para niños y niñas con hiperactividad y déficit de atención no son un sustitutivo de los tratamientos médicos pero pueden aportar un valor extra a su desarrollo. En cualquier caso, lo más recomendable es que en sus ratos de ocio el infante siempre debe notar el cariño de sus familiares, al margen de las decisiones de los médicos, porque tu hijo lo que necesita es amor.

Screens

Consigue que tu hijo aprenda inglés

¿Quieres que tu hijo aprenda inglés de una manera fácil y efectiva? Con Lingokids, ¡verás su progreso!

Empieza tu mes gratis